Intercambio con Tübingen (Alemania) 5-12 de Marzo de 2020

Tercera edición de lo que ya viene siendo un clásico, nuestro intercambio con Tübingen en el que han participado un grupo de 19 alumnos/as de 3º ESO acompañados por dos profesores del centro. En esta ocasión, cambiamos de instituto, iniciando nueva andadura con el Karl von Frisch gymnasium, en Dusslingen, centro que toma su nombre del descubridor de los movimientos de las abejas y que fuera premio Nobel. Por ese motivo, las dependencias de esta escuela tienen la caprichosa forma de hexágonos adheridos unos a otros formando una colorida estructura de colmena.

Nuestras mentoras y homólogas en esta experiencia fueron Stefanie y Sabine, dos profesoras muy profesionales y comprometidas con todas y cada una de las actividades que formaron parte de nuestra experiencia en común.

Tuvimos la oportunidad de ser recibidos por el director, de compartir con algunos profesores particularmente amables, de conocer las dependencias del Centro, de asistir a diversos talleres, de divertirnos con las mascotas-emblema y, en general, de disfrutar del entorno natural en el que este instituto (que acoge a estudiantes desde los 10 hasta los 18 años) está situado.

En lo tocante a las excursiones, son reseñables la que hicimos el lunes a la Selva Negra, donde pudimos disfrutar, de la mano de un guía experto, de un paisaje privilegiado, y a Freudenstadt, tranquila y bella ciudad porticada en los montes suavos; el martes resaltaremos el viaje a Stuttgart, donde visitamos el ultramoderno museo de la Mercedes Benz, una interesante exposición sobre la cultura azteca, y realizamos un paseo cultural por la ciudad; y en lo tocante al miércoles, hay que mencionar el viaje a la cercana ciudad de Reutlingen, espacio medieval por excelencia, donde nos dejamos llevar a nuestro antojo por calles, plazas y callejuelas, con visita incorporada a la Marienkirche. También fuimos a patinar, o a intentarlo algunos, como en el caso de este narrador.

El fin de semana quedó a la libertad de las familias, para estrechar lazos y crear vínculos, que lo fueron con largueza, a tenor de los excelentes comentarios de nuestros alumnos y de las lágrimas en el momento de la despedida.

Deseando que la cosa se complete en su justa y respectiva mitad con la visita que nos harán nuestros amigos alemanes en el mes de Junio.

Alberto González




  • Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar y mejorar tu experiencia de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.